Exterior

Si el interior es bonito, lo es más el exterior, que es el gran tesoro de esta morada. Cuenta con un patio propio y cerrado de 150 m2 orientado al sol de la tarde y con una huerta de más de 3.000 m2 con vistas a Peña Redonda, símbolo de la zona.

Desde cualquier ventana por la que te asomes verás y respirarás el silencio de la naturaleza.